Los Fondos de la UE deben usarse en 2014 – 2020 para desarrollar alternativas basadas en la comunidad

Oportunidad histórica para las personas en centros residenciales

Declaración del Grupo de Expertos europeo sobre la Transición de cuidados institucionales a cuidados comunitarios

Se supera una barrera histórica en el panorama legislativo de la Unión Europea

La Unión Europea se prepara para formalizar los Fondos Estructurales y de Inversión de los 7 años venideros. El marco propuesto para este nuevo periodo representa una oportunidad histórica para proteger los derechos de las personas más excluidas en Europa (las institucionalizadas). Por primera vez, las nuevas regulaciones para la institucionalizacioninversión en políticas de cohesión de la UE, adoptadas el pasado diciembre por el Consejo Europeo y el Parlamento Europeo incluyen referencias específicas al apoyo de la “transición de cuidados institucionales a otros basados en la comunidad”. Esto representa el compromiso de que los Fondos europeos no se utilizarán para perpetuar la institucionalización, sino para desarrollar las muy necesarias alternativas comunitarias. Este compromiso resulta crucial en los momentos actuales de austeridad, ya que los estados miembros de la UE podrán utilizar los fondos de la Unión Europea para cubrir el coste de la transición a los servicios basados en la comunidad. Más aún, con la adopción de la código de conducta del Partenariado en el marco de los fondos europeos de inversión y estructurales del 7 de Enero, la comisión europea lanzó fuertes señales a los estados miembros acerca de que cualquier futura inversión de fondos europeos debería ser llevada a cabo en cooperación cercana con la sociedad civil y otros estamentos.

El grupo de expertos europeos en la transición de cuidados institucionales a cuidados basados en la comunidad es una amplia coalición que aúna a estamentos que representas a personas con necesidades de cuidado o apoyos, así como a proveedores de servicios, autoridades públicas y organizaciones intergubernamentales. Desde 2009, este grupo ha defendido cambios en la legislación que asegurarían que los fondos de la Unión Europea apoyarían la reforma de los sistemas de cuidados y atención en los estados miembros, y una implicación más significativa por parte de las organizaciones de la sociedad civil. El GEE, por tanto, recibe con alegría este salto histórico del panorama legislativo de la Unión Europea, el cual mejoraría la situación de niños y adultos en riesgo en cuidados institucionales o en riesgo de ser institucionalizados y facilitaría la innovación efectiva y real en el sector de los servicios sociales.

Cambios duraderos para personas con necesidades de apoyo y atención

Cientos de miles de niños, adolescentes, personas con desventaja por su funcionamiento, personas con problemas en su salud mental, ancianos y personas sin techo son segregados en instituciones y sufren el impacto de una institución de por vida. Se pueden y deben desarrollar alternativas en línea con tratados internacionales de derechos humanos, consistentes en servicios de calidad basados en la comunidad, que respondan a las necesidades de cada individuo. El GEE ha desarrollado unos “protocolos para la transición de los cuidados institucionales a aquellos basados en la comunidad”, los cuales definen los elementos claves para alejarse del cuidado institucional a las alternativas basadas en la familia y en la comunidad. Junto al “manual de uso de los fondos de la Unión Europea”, pueden utilizarse por los estados miembros y la comisión europea para implementar y valuar reformas del sistema.

El GEE espera desarrollar alianzas con la comisión europea y los gobiernos nacionales

Los miembros del GEE aportan una riqueza de experiencia, investigación y evidencias en la gestión de cuidados institucionales a cuidados basados en la comunidad debido a su labor en varios países y con un amplio espectro de grupos de usuarios. Con el apoyo de la Comisión Europea y los gobiernos nacionales, las organizaciones que forman el GEE a nivel de la Unión Europea y a nivel nacional ya están haciendo funciones esenciales para facilitar seminarios nacionales junto a la Comisión Europea y los fondos estructurales para apoyar esa transición. El GEE pretende estrechar estas alianzas con las autoridades nacionales y europeas durante el nuevo periodo de programación, para asegurarse de que se llevan a cabo plenamente los potenciales de las nuevas Regulaciones para la gran mejora de la vida de las personas institucionalizadas o en riesgo de serlo.

Con ese fin, instamos a la Comisión Europea a:

    • Proporcionar una guía a los estados miembros con miras a asegurar que durante este nuevo periodo se cumplan con prioridad y rigurosamente las normas claramente establecidas en las regulaciones que apoyan la transición de los cuidados basados en instituciones a aquellos basados en la comunidad.
    • Asegurarse de que los compromisos para la transición de los cuidados institucionales a unos basados en la comunidad están claramente descritos en los Acuerdos y programas de operaciones de todos los estados miembros.
    • Asegurarse de que la puesta en marcha de estos compromisos se evalúa correctamente a nivel nacional y por la Comisión Europea, con la participación significativa de todas las partes implicadas, en línea con el Código Europeo de Conducta sobre el Partenariado.
  • Asegurarse de que las Recomendaciones Específicas Nacionales basadas en los planes estatales de reformas son coherentes y se utilizan como los instrumentos adecuados para conseguir los objetivos marcados en las nuevas regulaciones.

Para reforzar este proceso, el GEE piensa renovar su Manual de Uso sobre los fondos de Unión Europea a través de un análisis profundo de las nuevas regulaciones desde la perspectiva de varios grupos de usuarios.

Según las recomendaciones hechas por el grupo Ad Hoc sobre la transición de cuidados institucionales a aquellos basados en la comunidad acordadas en 2.009 por el Comisario Spidla, el GEE aporta la experiencia de organizaciones internacionales, ONGs y otros servicios proveedores para facilitar reformas en la desinstitucionalización. En la actualidad, componen el GEE entidades como el Foro Europeo de la Discapacidad, Unicef y la Red Social Europea.

FuenteInclusion-international.org (en inglés).