Las mujeres con diversidad funcional y las pluralidades de sus trayectorias vitales

GloriaEste texto trata sobre el modelo cosificado que se ofrece de las mujeres con diversidad funcional (discapacidad) desde el discurso hegemónico, que con frecuencia no se corresponde con la pluralidad de las trayectorias vitales de este sector de la población, Mediante el empleo de la técnica biográfica se ha analizado la importancia de los factores subjetivos y estructurales en la conformación de las biografías. De ello, se obtienen nuevas herramientas conceptuales para la intervención profesional de los trabajadores sociales.

Observamos cómo las mujeres con diversidad funcional son construidas desde el discurso hegemónico, avalado éste por los datos estadísticos que se elaboran para validarlo, como mujeres con bajo nivel de instrucción, desempleadas, con escasos ingresos que provienen de prestaciones asistenciales, recluidas en el ámbito doméstico o en el institucional, a las de edad adulta sin haber formado una familia propia, pero con cargas familiares, y con una nula o leve participación social.

Sin embargo, y frente a esta imagen, las trayectorias vitales de las mujeres con diversidad funcional son desemejantes, aparecen una variedad de situaciones que, con frecuencia, no coinciden con las representaciones sociales que se establecen para este colectivo. Diversidad en los niveles de instrucción, en las situaciones familiares, en la ocupación laboral, así como en la participación social, entre otros aspectos.

Ello nos lleva a analizar cómo los factores estructurales y subjetivos se interrelacionan y producen biografías diferentes, alejadas del modelo cosificado establecido sobre ellas, con el objetivo de deconstruir las categorías sociales, porque clasifican y excluyen a los sujetos, a la vez que los apartan y anulan socialmente, para volver a dar la palabra a las protagonistas.

Queremos enfatizar que nuestro aprecio y reconocimiento por el valor de la agencia no nos lleva a negar la importancia y responsabilidad de las relaciones sociales que subordinan y excluyen al grupo de estudio. Debemos evitar el riesgo de caer en una excesiva valoración de las capacidades, anulando los principios de igualdad y equidad que deben regir en toda organización social. Impediremos una mitificación de los sujetos, porque puede resultar peligrosa cuando el neoliberalismo está desmantelando el Estado del Bienestar.

Autora: Gloria Lucena

Artículo completo