Regulación de la asistencia personal en el IMSERSO

Como parte del diálogo social emprendido por el instituto de mayores y servicios sociales (IMSERSO), en nombre de nuestra entidad y convocadas por la directora general de este organismo estatal Carmen Balfagón, acudieron a Madrid la presidenta y la tesorera de VI Andalucía: Coral Hortal Japón y Estela Martín Martín. Al mismo tiempo, acudían en nombre de la Federación de Vida Independiente (FEVI) cuyo presidente comparecía al mismo tiempo en el congreso de los diputados. Hay que recordar que VI Andalucía forma parte de dicha Federación. El objeto de esta reunión era concretar puntos sobre la regulación de la asistencia personal a nivel estatal.


La convocatoria le llegó a VI Andalucía unos días después de finalizado el plazo de presentación de alegaciones, incongruencia que señalaron para empezar las miembros de esta asociación. Parecía que todo estaba ya cocinado y que, una vez más, el diálogo social parecía no ser tal. Sin embargo, había grandes diferencias todavía sin cerrar entre diferentes asociaciones, comunidades autónomas, y entre asociaciones y comunidades.

Conversaciones en el IMSERSO

Conversaciones en el IMSERSO

Se celebró la participación presencial, después de varios intentos, de representantes del movimiento de vida independiente, las personas que desde hace casi dos décadas han introducido en nuestro país la filosofía de vida independiente y han apostado desde el principio por la asistencia personal como herramienta imprescindible para conseguir la libertad.

Tras dejar constancia de que los contenidos del borrador resultaban decepcionantes, se hicieron más aportaciones de las que se esperaban. Se destacó que no se puede legislar contra la Convención de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad. Por otro lado, se abordó el asunto de la regulación de esa figura laboral de un modo positivo, dejando patente que hay materias que no son objeto de negociación porque son cuestión de derechos humanos.

Procuramos con nuestra intervención relanzar un debate que hasta ese momento parecía no haber tenido en cuenta cuestiones de gran relevancia para la correcta regulación de la asistencia personal. Bien documentadas con escritos de las propias naciones unidas, y apoyándose en legislación vigente en nuestro país y en otros países, intentaron mejorar el escrito que se les presentaba como documento ya cerrado.

No se sabe si la intervención de VI Andalucía resultará finalmente fructífera, pero se ha intentado hacer lo más coherente posible para mejorar la vida independiente de las personas con diversidad funcional.