Solcom pide la finalización del procedimiento penal iniciado contra los padres de Rubén

Rubén con su padre y su madreAnte la decisión por parte del Juzgado nº 3 de León de “acusar de abandono de familia“ a los padres de Rubén por defender el derecho de su hijo a ser escolarizado en un centro ordinario y , en coherencia con la defensa de sus derechos, resistirse a la aplicación administrativa de escolarizar a su hijo en un Centro de educación especial, SOLCOM, junto a profesorado Universitario e Investigadores del ámbito de la Educación de diversas Universidades Españolas y miembros del Instituto de Derechos Humanos “Bartolomé de las Casas” APOYA a los padres y EXIGE LA RETIRADA INMEDIATA DE DICHA ACUSACIÓN porque:

    • La Educación inclusiva tiene un respado legal (Convencion de Naciones Unidas 2006 sobre los derechos de las personas con discapacidad (artículo 24) cuyos mandatos han sido incorporados a nuestro ordenamiento jurídico.
    • La ratificacion de las principales organizaciones internacionales en materia de educación avalan que la educación inclusiva es posible (UNESCO, BIE, OEI, UNICEF….)
    • Aporta riqueza a la humanidad la educación de todos con todos: valores y principios éticos de reconocimiento y dignidad y respeto a la diversidad; promoción de la igualdad y no discrimación.
  • Porque unos padres que defienden el derecho de su hijo a la educacion en igualdad no pueden ser considerados delincuentes.

Los profesores Gerardo Echeita e Ignacio Campoy, colaboradores de la asociación SOLCOM para la solidaridad comunitaria, y a petición de esta, han elaborado sendos Manifiestos de apoyo a la lucha emprendida por los padres de Rubén, por una parte la Comunidad Educativa, encabezada por la Universidad Autónoma de Madrid, apoya la petición de Alejandro Calleja para que su hijo Rubén sea escolarizado en un centro ordinario, y por otro lado, desde el Instituto de Derechos Humanos Bartolomé de las Casas de la Universidad Carlos III, piden la paralización del proceso penal en el que se han visto inculpados estos padres por luchar contra la vulneración de los derechos fundamentales de su hijo.

Desde SOLCOM consideramos la educación inclusiva como un derecho humano y estamos comprometidos firmemente con el derecho de todo el alumnado a una educación inclusiva y de calidad. Ante la vulneración de derechos, la discriminación y segregación que está sufriendo Ruben, así como muchos estudiantes con diversidad funcional (discapacidad) y la criminalización de sus familias por la pelea del ejercicio de los derechos de sus hijos, invitamos a toda la sociedad a sumarse, firmar y difundir dichos manifiestos.

Te puede interesar: