VIAndalucía, en total apoyo a la Familia López-Reduello, solicita el cambio de centro y una intervención educativa plenamente inclusiva.

#estamosconvosotros

VIAndalucía vuelve a mostrar su apoyo a la familia López-Reduello, sobre todo a su hija, que con diez años se ha visto sometida a una situación hostil sin parangón, por culpa de la nefasta intervención educativa.

Después de cuatro años solicitando los apoyos educativos necesarios, estos han llegado tarde y se han aplicado de forma incorrecta e inefectiva. Teniendo en cuenta las especificidades de la niña en el aprendizaje, se reconocen las dificultades que, una persona que entiende, siente y se expresa de forma diferente a la norma establecida, puede suponer en el funcionamiento de la clase. La administración educativa cree haber “cumplido” cuando apunta que: “se dan los apoyos individualizados que la niña necesita”.

Para  VIAndalucía es precisamente esa individualización que falla, es lo que hace ineficaces los recursos, por el enfoque incisivo sobre la persona con diversidad funcional olvidando al grupo. Fracasa así el intento de “inclusión” lo que lleva a la indeseable situación actual: es inadmisible la situación que se ha creado de una alumna vulnerable contra sus compañeros de clase.

El recurso educativo debe ir dirigido a la clase entera, sus compañeros y compañeras tienen derecho a conocer a esta chica, no sus peculiaridades médicas sino las de su personalidad: sus deseos, emociones y como las expresa, simplemente las que la hacen ser persona, no un diagnóstico que la convierte en “rara”, así como ella debe conocer las peculiaridades de los demás miembros de la clase, esa es la principal tarea.

La inclusión supone conocer al otro para poder aceptarle como legítimo, como igual, con el respeto absoluto a las diferencias.

En este caso, la deslegitimación es tan clara y evidente que se ve necesario el cambio de centro, donde se haga una intervención educativa correcta que propicie tanto la inclusión escolar como la social. Desgraciadamente la situación actual es insostenible y causante de mayor perjuicio para esta familia y sobre todo para la alumna con diversidad funcional, ya que la visión que se ha creado en este centro sobre la diversidad funcional está totalmente distorsionada y no se corresponde con la realidad.