Vida Independiente Andalucía denuncia la doble discriminación que sufre la mujer con diversidad funcional y exige el derecho a la Educación Inclusiva y Vida Independiente como claves para superar la situación.

Coincidiendo con la celebración el próximo 8 de Marzo del Día Internacional de la Mujer, desde la asociación Vida Independiente Andalucía  denunciamos  la situación de discriminación y violación de los derechos en la que vivimos las mujeres con diversidad funcional (discapacidad). A la discriminación habitual derivada de nuestra condición de mujer (bombardeo constante sobre cuáles deben ser nuestras cualidades físicas, manera de comportarnos, lenguaje sexista…) hay que sumar una carga extra de violencia por la circunstancia de nuestra   diversidad funcional. El control ejercido sobre nuestras mentes y cuerpos puede ser brutal, estando íntimamente relacionado, entre otras razones, con la institucionalización en centros o en casa y la consiguiente dependencia de otras personas.  En estas circunstancias, los malos tratos de todo tipo surgen con una frecuencia muy elevada, llegándose en algunos casos a la esterilización sin consentimiento.

No es de extrañar que las mujeres con diversidad funcional constituyamos un grupo especialmente vulnerable  a todo tipo de violencia de género, muy por encima de la media del resto de la población femenina. La falta de empoderamiento a la que históricamente nos  hemos visto sometidas, deriva de las dificultades impuestas por la sociedad para acceder a todos los ámbitos y servicios en pie de igualdad con el resto de la población y, a la mirada que se ha proyectado sobre las mujeres con diversidad, que va desde la mera compasión, hasta el desprecio absoluto por ser vistas como subpersonas defectuosas y por lo tanto no merecedoras del respeto y la dignidad que conlleva la condición del ser humano.

Existe una forma de evitar esta violencia ignominiosa que venimos soportando: asegurar el acceso a todos los bienes y servicios en igualdad de condiciones con el resto de la ciudadanía, promoviendo el derecho a la vida independiente y por tanto el acceso a la Asistencia Personal. Este empoderamiento de las mujeres con diversidad funcional pasa necesariamente por un cambio de mentalidad que aparte  de la medida reseñada, ha de cimentarse en una verdadera educación inclusiva que acabe con la segregación educativa que actualmente soportan niños y niñas con diversidad funcional.

Vida Independiente Andalucía, reivindica el derecho de igualdad que se garantiza en nuestra Constitución y en Tratados Internacionales como la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. Exigimos que se cumplan de una vez por todas las leyes aprobadas, garantizando a  las  mujeres y hombres con diversidad funcional el derecho a una Educación Inclusiva y una Vida Independiente en igualdad de oportunidades: una vida digna.