El Festival de Cine Europeo de Sevilla Discrimina a las Personas con Movilidad Reducida.

Sevilla acoge en estos días el Festival de cine europeo.  Un evento de este tipo siempre  es una noticia buena noticia  para la vida cultural y artística de cualquier ciudad que sin embargo, se ve empañada por la deficiente accesibilidad de las salas. No todos los ciudadanos cuentan con las mismas oportunidades para disfrutar del evento.

En concreto, la de los cines Avenida y Alameda son totalmente inaccesibles. Otras, como las del cine Cervantes, presentan una accesibilidad realmente deficiente y en otros casos como en Nervión Plaza, aunque existe buen acceso las plazas reservadas para personas con diversidad funcional resultan tremendamente incómodas por  sus dimensiones o/y ubicación en primera fila.

Es una situación que padecemos a lo largo del todo el año y no  exclusivamente en las salas de cine, sino en multitud de edificios públicos o de concurrencia pública, en las calles y en los medios de transporte, pero resulta del todo chocante, por tratarse de un evento internacional relacionado con un bien tan enriquecedor y liberador como es El Cine.

De este modo la cultura, una de las expresiones humanas que identificamos con la libertad  y  que debe ser patrimonio de todos, se presenta como un ejemplo más de exclusión hacia el colectivo de personas con diversidad funcional, incongruencia que desgraciadamente no sucede únicamente en nuestra ciudad, en otros lugares de Andalucía se mantiene esta misma discriminación.

Teniendo en cuenta que La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de  2006,  recoge en su articulado el derecho a la Accesibilidad,  y a la Participación en la vida cultural y las actividades recreativas y, que en el Decreto 293/2009, de 7 de julio,  se sientan las bases normativas de accesibilidad en los edificios, es evidente que estos derechos básicos han sido obviados en gran medida por la organización del festival y desde luego por las autoridades competentes y garantes del cumplimiento de las leyes.

Es por esto que desde Viandalucía  manifestamos nuestro total descontento con la deficiente accesibilidad del festival, por la discriminación que conlleva e instamos a organizadores, administraciones y promotores a que para la próxima edición el festival pueda ser disfrutado por todas las personas. Paralelamente exigimos a las administraciones competentes a que garanticen una accesibilidad real de todos los cines.

 

13 de noviembre de 2013