Vida Independiente Andalucía respalda a la familia López -Reduello y a su hija

#estamosconvosotros

VIAndalucía, ante las informaciones aparecidas en los medios de comunicación de Málaga referente a los graves acontecimientos sucedidos en el colegio “Gregorio Marañón” de La Cala del Moral, en Rincón de la Victoria en Málaga. Manifiesta su total apoyo a la niña y su familia, frente a informaciones no contrastadas, tergiversación de los hechos y posturas discriminatorias y alejadas del respeto a los derechos humanos y la diversidad funcional. En concreto resaltamos que:

– Nadie se ha puesto en contacto con la familia, ni padres del colegio, ni medios de comunicación.

– La familia lleva reclamando desde 2011 los recursos y la atención necesaria para que su hija pueda estar incluida en el aula con el resto de alumnos. En tal sentido se han ofrecido propuestas y recomendaciones de profesionales cualificados que no se han tenido en cuenta.

– Han sido los propios técnicos de la Delegación de Educación quienes han dejado constancia que el colegio “no dispone de recursos suficientes para garantizar la calidad educativa de sus alumnos”.

– Esta falta de recursos ha devenido en un previsible perjuicio para toda la comunidad escolar. Concretamente los alumnos que conforman el grupo en el que se incluye la niña. Sin embargo, la niña con necesidades educativas especiales, como es habitual, está sufriendo las consecuencias más graves.

– Esta situación no es exclusiva del colegio “Gregorio Marañón”, sino que se extiende por más centros de la zona.

– Plataformas como Málaga Inclusión y Rincón Educa y el Foro de Vida Independiente (FVID) se han hecho eco de esta realidad.

Hay recordar que:

La educación inclusiva es un derecho garantizado por las leyes y tratados en vigor en España (Artículo 24 de la Convención de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad). Este derecho implica desplegar los medios necesarios para que las personas con necesidades educativas especiales, tengan los recursos para poder estar incluidos en el aula con el resto de niños y niñas.

En ningún caso la falta de estos recursos, puede ser achacada y utilizada contra la niña y su derecho a la educación inclusiva. La niña no es la causa, sino la víctima de la discriminación y el rechazo que provocan la falta de recursos y profesionales formados que garanticen sus derechos y los del resto de niños y niñas de su clase y el colegio.

Por todo ello, reiteramos nuestro apoyo a la niña y a su familia. Hacemos un llamamiento a las familias para hacer un frente común contra la discriminación y a favor de los recursos necesarios para que todos los niños se eduquen juntos, aprendan a convivir y conozcan la diversidad humana desde la infancia.