Vida Independiente

La Filosofía mundial de Vida Independiente, es un  pensamiento teórico-práctico en torno a la realidad humana, denominada “diversidad funcional”.

Las mujeres y hombres con diversidad funcional reclaman su derecho individual y colectivo a vivir de manera activa e independiente, estando incluidos en la comunidad, con los apoyos humanos necesarios (Asistencia Personal). La experiencia nos demuestra que la asistencia personal representa una verdadera oportunidad de vivir en igualdad de oportunidades en la comunidad, según el proyecto de vida de cada cual, frente a la institucionalización en residencias o en casa (ayuda a domicilio.)

No queremos aceptar la institucionalización como forma de vida, puesto que entendemos que “somos riqueza” y, por tanto, debemos disponer de los apoyos humanos y tecnológicos que nos resulten necesarios para poder ejercer nuestra ciudadanía en igualdad de condiciones, y aportar a nuestra sociedad.

Reclamamos el cumplimiento de la Convención de la ONU , firmada por España en 2008, ya que apuesta claramente por la Vida Independiente, dedicándole específicamente el artículo 19 y refleja esta apuesta a lo largo de todo su articulado.

Los Principios básicos sobre los que se fundamenta la FILOSOFÍA DE VIDA INDEPENDIENTE, son:

  1. Derechos humanos y civiles;
  2. Auto-determinación;
  3. Auto-ayuda (Apoyo entre Iguales);
  4. Posibilidad para ejercer poder (Empoderamiento);
  5. Responsabilidad sobre la propia vida y acciones;
  6. Derecho a asumir riesgos; y,
  7. Vivir en la comunidad.

Los pilares en los que se basa la FILOSOFÍA (mundial) DE VIDA INDEPENDIENTE, son:

  • Toda vida humana tiene un valor.
  • Toda persona, cualquiera que sea su diversidad, es capaz de realizar elecciones.
  • Las personas con diversidad funcional lo son por la respuesta de la sociedad a su diversidad física, intelectual y sensorial y tienen derecho a ejercer el control de sus vidas.
  • Las personas con diversidad funcional tienen derecho a la plena participación en la sociedad.

    Jenny Morris, Activista en Vida Independiente

El Movimiento de Vida Independiente (MVI) remonta sus orígenes a finales de los años 60 en los Estados Unidos de Norteamérica. Fue impulsado por personas con diversidad funcional desde las organizaciones civiles, las universidades y las asociaciones de veteranos de guerra. Su objetivo principal era entonces sacar a las personas con diversidad funcional de los hospitales e instituciones, e incluso de sus propias casas, en donde se hallaban recluidas, para devolverlas a una vida de participación en la comunidad. Fue una respuesta radical a los estereotipos sociales creados a partir de ideas como: una persona con diversidad funcional no puede trabajar, no puede cuidarse a sí misma, no es capaz de estar a cargo de su propia vida.

La concepción de la Persona con Diversidad Funcional (PDF) del Movimiento de Vida Independiente se ha extendido por todo el mundo, existiendo OVIs (Oficina de Vida Independiente) en todos los continentes, proporcionando soluciones adecuadas en las más diversas culturas y entornos socioeconómicos: Brasil, Canadá, Japón, Corea del Sur, Nicaragua, Sudáfrica, Suecia, Tailandia, Italia, Uganda, Irlanda, Vietnam, etc.

El lema que ejemplifica esta Filosofía es:

¡NADA SOBRE NOSOTROS SIN NOSOTROS!