En Vida Independiente Andalucía lamentamos que, una vez más, no se apueste decididamente por la Asistencia Personal y denunciamos la incoherencia de nuestros mandatarios

Dos caras enfrentadas mirando hacia otro lado
Dos caras enfrentadas mirando a otro lado

Desde la Asociación y Oficina de Vida Independiente VIAndalucía hemos observado con auténtica perplejidad como los grupos parlamentarios que habían apoyado la Asistencia Personal y la Vida independiente en anteriores legislaturas, ahora se han desdicho votando NO a unas enmiendas que brindaban la oportunidad de desarrollar la regulación normativa de dicha prestación en nuestra comunidad; cuestión que llevamos reivindicando desde el año 2011, y que supone un compromiso adquirido por el Parlamento andaluz, cuando en 2013  aprobó una PNL sobre Asistencia Personal por unanimidad.

El pasado 2 de julio se presentó una Moción relativa a la atención a las personas en situación de dependencia en Andalucía. En relación a la Asistencia Personal, el ÚNICO punto aprobado de la misma, por los partidos que conforman la mayoría parlamentaria, es el de realizar una campaña informativa, tanto a nivel de los y las profesionales que prestan sus servicios en la Dependencia de Andalucía como a las personas usuarias, donde se explique y se dé a conocer (…).

A nuestro juicio, proyectar una campaña informativa para dar a conocer la prestación sin una normativa que la regule y ofreciendo unas cuantías irrisorias, muy lejos de lo que sería necesario para que la Asistencia Personal realmente sea una herramienta para la Vida Independiente, parece una broma de mal gusto, desvirtuando las bondades de esta herramienta y convirtiéndola en una opción nada atractiva.

Los tres partidos que ayudan a formar el Gobierno andaluz se han negado también a diseñar, aprobar y desarrollar una estrategia integral para garantizar el derecho a la vida independiente, así como a una mesa de diálogo y trabajo con las organizaciones sociales para la regulación de esta prestación, ya de urgente necesidad.

En cambio, sí se ha aprobado un incremento en el número de plazas concertadas de residencias, lo que contraviene los preceptos de la Convención de la ONU sobre los derechos de las Personas con discapacidad. Resulta incomprensible, por lo acontecido en estos últimos meses en las residencias de toda España debido a la pandemia.

Todo lo anterior choca frontalmente con lo que la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación traslada a VIAndalucía, asegurándonos en reiteradas ocasiones su decidida apuesta por la Asistencia Personal, así como el hecho de tener varios borradores para la puesta en marcha de una normativa.

Igualmente, desde VIAndalucía denunciamos que mientras las Comisiones parlamentarias se reanudaron el 13 de mayo, la Comisión Permanente no legislativa sobre la Discapacidad no será convocada hasta septiembre, dejándose de reunir tres comisiones en las que se deberían tratar los asuntos que afectan al 10% de la población andaluza. Hay que resaltar que el resto de Comisiones están desarrollando su actividad con normalidad. ¿Es tal vez considerada de menor importancia la Comisión de Discapacidad?

Por todo ello, instamos a las formaciones políticas que gobiernan en nuestra Comunidad a que rectifiquen y promuevan las medidas necesarias para hacer efectivo el derecho a la asistencia personal de las personas que lo deseen, atendiendo a las directrices de la ONU, asumidas por el Estado español en 2008 (Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y Observación General nº 5 sobre el derecho a la vida Independiente y a ser incluido en la comunidad).

Deja un comentario